El término liderazgo, a como se definía antes me hace pensar: un minero para obtener oro, en la actualidad, ¿utiliza un pico y una pala?

A través de los años se nos ha enseñado sobre liderazgo una infinidad de temas, conceptos, definiciones, etc; que lejos de darnos un panorama más amplio o claro sobre lo que tenemos o cómo tenemos que hacerlo, nos dejan con prácticas que no nos conducen al logro de los objetivos empresariales como quisiéramos verlo.

Ciertamente este tema así como la producción o ventas dentro de las empresas, también es de suma importancia, pues la manera en que se lleve a cabo en ellas define en gran medida los resultados que se obtengan.

Liderazgo y sus tipos realmente no resuelven mucho dentro de la gestión empresarial, pues antes de definir qué tipo de liderazgo debo ejercer, debo haber construido una cultura dentro de la empresa, que permita un ambiente propicio para ejercer el liderazgo que haya elegido.

Una empresa aunque tenga una infraestructura o tecnología de punta, no va a funcionar como debiera sin el personal idóneo dentro de la misma. Las empresas las hacen las personas, no sus edificios o maquinaria y equipo.

Así como la mano de obra involucrada directamente en la producción, un LÍDER es quien debe tener capacidad para lograr que estas personas hagan su trabajo tal cual debe ser. Es casi imposible pensar o imaginar que en las empresas llegaran a contar con personal autónomo en todas sus áreas, una empresa que esté totalmente poblada de LÍDERES, desde la persona de intendencia hasta el director administrativo.

Por ello siempre existe o debe existir alguien que inspire y sea un modelo a seguir, alguien que con solo verlo nos den ganas de hacer lo que debemos hacer. Alguien que con solo cruzar palabras nos demos cuenta o aceptemos que quizá no estamos haciendo lo correcto que él mismo nos indicó o pidió que hiciéramos.

Llevar nuestro LIDERAZGO como estilo de vida, nos convierte en LÍDERES reales, capaces de inspirar a cualquiera. Tratar de hacer siempre lo mejor como los mejores, será siempre inspirador para aquellos que están cerca de nosotros. Si nuestro estilo de vida inspira a otras personas a mejorar su vida, su trabajo, su personalidad, entonces nos habremos convertido en verdaderos LÍDERES.