“Las relaciones son como un jardín que hay que cuidar” Eso dice un dicho. La confianza es la clave en la que se basa cualquier relación.

El coach también tiene que ser capaz de apoyar para que el coachee se vea a si mismo en sus relaciones (tome conciencia), ya sea con su pareja, sus hijos, su colaborador en la empresa, su jefe, sus amigos u otras partes interesadas. Crear y mantener relaciones es vital. En este artículo vamos a presentar las seis áreas para las relaciones exitosas, lo que permitirá al coach revisar con su cliente el estado de sus relaciones y mejorarlas.

¿Para qué tener buenas relaciones?: Brian Tracy dice “El ochenta por ciento de satisfacción con la vida proviene de relaciones significativas.” Y estoy seguro de que a todos nosotros nos gustaría más satisfacción.

Mucha gente se centra en el desarrollo de su capacidad técnica, sus calificaciones y su experiencia. Y descuidan las relaciones, sin darse cuenta que una de las claves principales de su éxito personal y profesional serán sus relaciones. El coaching puede ayudar a la persona a concentrarse en las áreas que le resultan más difíciles en las relaciones con un colega, socio, amigo, pareja, miembro de su familia o de todos ellos. El secreto del éxito de las relaciones se puede atribuir a las siguientes seis áreas:

1. Comunicación.
2. Compromiso y confianza.
3. Libertad.
4. Amistad y apoyo.
5. Aprender a amarse a uno mismo.
La propia relación de coaching entre coach y coachee es una oportunidad para demostrar buenas prácticas en estas áreas, y el coach puede usarla para ayudar a la persona a reflexionar sobre su propio comportamiento en sus relaciones con los demás.

1. Comunicación

Hablar abierta y honestamente, escuchar y demostrar que se está interesado, y escuchar secretos que se sabe que no van a ser juzgados son los ingredientes para el éxito en la relación. Deben seguirse cuatro pasos para fomentar conversaciones abiertas y honestas que darán al individuo una experiencia positiva en la forma en que se relaciona:

Dejar que el otro hable de sus inquietudes es fundamental.
Ser abierto y alentar a la persona a compartir las cosas que son importantes para el/ella.
Hacer preguntas a nuestro interlocutor, y no solo darle respuestas.
Demostrar que el silencio no significa falta de interés. La gente habla por el gusto de hacerlo, para resolver problemas y para pedir lo que quieren. Escuchar lo que la otra persona está diciendo y sintiendo, ayuda a establecer una conexión entre las dos partes.
En nuestras interacciones, el otro puede tener cuatro sentimientos básicos:

Ira – En este caso hay que dar espacio a la otra persona, no agobiarla y tomarla muy en serio.
Tristeza – Dar a la persona un poco de contacto físico y mucho cuidado y consideración.
Miedo – Hablar sobre los temores de la persona y ayudarla con retroalimentación a hacer algunos planes para cambiar la situación.
Felicidad – Reír, bailar, cantar o hacer cualquier cosa para celebrar la felicidad del otro.
2. Compromiso y confianza

Muchas personas tienen miedo al compromiso. Algunos lo ven como una sentencia de por vida, o como saltar de un acantilado. La verdad es que el compromiso ocurre en pequeños escenarios. Las relaciones exitosas de requieren un nivel de compromiso entre las partes que sea claro y comprensible. Las personas que ven la vida desde «todo vale” a menudo se sienten inseguros y sienten que no pueden confiar en la otra persona. Cuando la gente se siente segura es más fácil acercarse a los demás y confiar en ellos. Esto es cierto para cualquier relación.

El verdadero compromiso en una relación es la decisión de hacer que funcione. Es importante tener una comprensión compartida sobre las bases de la relación. La mayoría de los malentendidos y la desconfianza provienen de no tener una comprensión compartida. El verdadero compromiso implica ser el fan número 1 del otro con el que mantenemos una relación. Cuando dos personas están realmente comprometidos el uno al otro, la felicidad de la otra persona es tan importante como la tuya. En esencia significa tratar a los demás con amor, respeto y amabilidad. La confianza significa saber lo que la otra persona espera y cuales son sus expectativas. Para que una relación sea sana, la confianza tiene que ser correspondida.

Patrick Leoncini en su libro “Las Cinco Disfunciones de un Equipo” habla de los elementos que provocan desconfianza entre los miembros, y que yo me permito desarrollar desde mi experiencia como Coach, y que son:

Ausencia de confianza. Si no existe confianza en el otro, obviamente no se producirá el nivel mínimo para llevar adelante la relación.
Miedo al conflicto. El conflicto es natural en las relaciones humanas, pero hay que expresarlo. Si el conflicto queda latente y no se expresa va generando con el tiempo lo que en España decimos “mala sangre”
Falta de compromiso. Como decíamos antes, significa no tener una comprensión compartida sobre las bases de la relación.
Evitar la responsabilidad. Es decir, no asumir lo que hacemos bien o mal en la relación y echar la culpa al otro.
Resultados no reconocidos. No reconocer los resultados cuando se obtienen. No se trata de reconocer esfuerzos pero si resultados, y hacerlo saber al otro.
Stephen Covey en su libro “Los 7 Hábitos de las gente altamente efectiva” confirma que la clave esta en estar interesado en la otra persona en lugar de tratar de interesarse por uno mismo. Una vez que entendemos a la otra persona, podemos empezar a entender el motivo de porque actúa como lo hace.

El respeto por lo general conduce a que te guste la otra persona, y cuando te gusta la otra persona se produce confianza. Por supuesto, se puede argumentar que no tiene que gustarte alguien para confiar en el/ella, pero ciertamente ayuda. La confianza es el ingrediente esencial de cualquier relación para que esta sea exitosa.

3. Libertad

La cuestión de la libertad es muy importante. En general, las relaciones más sanas y más felices son aquellas en las que ambos dan a la otra parte libertad para disfrutar de la vida a su manera dentro de los límites del respeto. Es importante tener amigos y actividades que cada uno puede disfrutar por su cuenta. La libertad en una relación es lo que permite mantener un sentido de sí mismo. La libertad también trata de no esperar que la otra persona sea un clon de ti y respetar los derechos del otro por tener diferentes opiniones y gustos. Esto es también muy importante en una relación profesional, donde el nivel de empoderamiento que se da o se recibe influirá significativamente en esa relación. Una pregunta clave es: ¿qué libertad tienes de la otra parte y cómo sabes que la tienes?

4. Amistad y apoyo

La amistad es una de las formas de relación más importante y que más hay que cuidar. Las relaciones duraderas en la amistad se construyen sobre dos personas que son buenos amigos y que se apoyan. El apoyo significa ayudarse mutuamente y compartir las responsabilidades. En definitiva, se trata de pensar en la otra persona, así como en ti mismo. Si puedes ponerte en los zapatos de la otra persona, entonces puedes comenzar a ver lo que ambos necesitáis para tener una relación equilibrada y feliz. Cinco consejos para grandes amistades:

Aprovechar la oportunidad de aprender acerca del punto de vista de la otra persona.
Estar abiertos a nuevas ideas y formas de hacer las cosas.
Aceptar que no tienes que ser mejor que los demás (ni peor)
Estar abierto a los sentimientos y necesidades de la otra persona.
Trabajar en el cuidado de la relación
Muchas personas piensan que una vez que una relación exitosa se ha establecido, entonces todo el trabajo duro ha terminado. Esto es falso: el trabajo más duro es el mantenimiento. Se trata de estar interesado, atento y ser considerado de forma continua. Y se trata de resolver los problemas antes de que se agraven.

El truco es decir «gracias» tan a menudo como sea posible «Gracias por tu atención»; «Gracias por ser amable conmigo”.

Es muy importante divertirse con los amigos. Todos necesitamos de rutina para tener cierta estabilidad, pero tener demasiada rutina y no hacer cosas nuevas con nuestros amigos, puede llegar a ser aburrido y esto “mata” la relación. Trata de planear hacer algo diferente y elegir actividades diferentes una vez cada uno.

Un buen ejemplo de amistad puedes verlo en la excelente película “Intocable” (traducción en España) o “Amigos” (traducción en América Latina) dirigida por Olivier Nakache y Eric Toledano. Dos mundos opuestos que dejan de lado los prejuicios y las barreras sociales para dar como resultado una verdadera amistad. Esa es la clave. Muy recomendable. http://www.intocable-lapelicula.com/

5. Aprender a amarse a sí mismo

En cualquier relación es importante reconocer lo que se ofrece al otro, tus puntos fuertes, lo que te hace ser tu mismo. Si no crees en ti mismo y en lo que ofreces, ¿cómo vas a convencer a alguien más?

Conclusión

¿Por qué son tan importantes las relaciones para lograr el éxito? Mucha gente da prioridad a los valores que reflejan sólo un área de su vida como el trabajo, por ejemplo. Las metas en este área pueden alcanzarse, pero después descubres que tu vida esta incompleta. Las relaciones exitosas son la base de un tipo diferente de éxito que va mas allá de lo profesional (aunque también influyen en este área decisivamente)

Un coach puede ayudarte a identificar tus necesidades de desarrollo y avanzar y mejorar en tus relaciones. Es importante recordar que el desarrollo es un proceso continuo, de hecho se trata de una forma de vida. La gente en general debe elegir cuidadosamente sus relaciones.

Voy a concluir este artículo con una serie de preguntas para que te respondas:

¿Qué mejoras tienes que hacer en tus habilidades de comunicación?
¿Estas en un entorno donde tienes las personas que necesitas para ser tú mismo? Si no es así, ¿qué medidas vas a tomar?
¿Cómo es el nivel de compromiso y confianza con tus relaciones?
¿Estás dando y recibiendo la cantidad correcta de libertad y empoderamiento en tus relaciones?
¿De quién tienes que recibir amistad y a quien tienes que dar amistad y apoyo?
¿En que relación tienes que empezar a trabajar en este momento?
¿Conoce tus puntos fuertes y débiles?
¿Y después de leer este articulo, qué vas a hacer?