El Desarrollo Organizacional es la disciplina de ver a las organizaciones y a los grupos como sistemas y de diseñar sistemas y procesos para mejorar su productividad, efectividad y resultados. Es así como el Desarrollo Organizacional busca lograr un cambio planeado de la organización conforme en primer término a las necesidades, exigencias o demandas de la propia organización.

 Cuáles son, entonces, las competencias que un buen profesional de desarrollo organizacional debe tener?  “una competencia es una característica subyacente en una persona que está causalmente relacionada con un desempeño bueno o excelente en un puesto de trabajo concreto y en una organización concreta”; Boyatzis plantea un modelo de seis pasos para conocer las habilidades que se requieren en un determinado puesto.

  • Reconocer la habilidad requerida.
  • Comprender la competencia en esa habilidad y como se relaciona con la efectividad aplicada en el puesto.
  • Autoevaluación o retroalimentación a través de instrumentos sobre el nivel de competencia que se tiene.
  • Experimentación, demostrando la competencia y llevándola a un nivel de alta efectividad.
  • Practicar usando la competencia.
  • Aplicación de la competencia en las situaciones de trabajo y en el contexto de las otras características.

Desde un punto de vista global, Eric H. Neilsen, autor del libro: “Becoming an O.D. Practitioner”, indica que un profesional de desarrollo organizacional debe tener cuatro grupos de habilidades básicas:

En primer lugar competencias conceptuales, que se relacionan con el contenido; el segundo grupo de competencias serían las interpersonales, que se relacionan con el proceso; en tercer lugar competencias técnicas, que se relacionan con el contexto; y en cuarto y último lugar de integración, que se relacionan con el manejo del proyecto.

Competencias conceptuales

Las competencias conceptuales (o de gestión) son uno de los tipos de competencias requeridas a un profesional de desarrollo organizacional, y representan la visión para detectar nuevas oportunidades, la creatividad para encontrar y estructurar nuevas ideas, las capacidades de análisis para detectar en cada situación los hechos esenciales y decisivos, la capacidad de síntesis y una visión general de capacidad de planificación y para definir objetivos coherentes.

Competencias interpersonales

Las Competencias Interpersonales son las que nos ayudan a comprender a los demás, a darnos cuenta de sus emociones y de sus estados de ánimo y a comunicarnos con quienes nos rodean con asertividad y claridad. Algunas competencias interpersonales son la inteligencia emocional, la empatía, la capacidad de comunicación o el liderazgo; competencias mediante las cuales tenemos la capacidad de influir en las percepciones, emociones, actitudes y conductas de las personas.

Competencias técnicas

Las Competencias Técnicas son aquellas que están referidas a las habilidades específicas que implican el correcto desempeño de un puesto, de un área técnica o de una función específica y que describen, por lo general las habilidades de puesta en práctica de conocimientos técnicos y específicos relacionados con ese puesto de trabajo o esa función.

Competencias de integración

Por último, otra habilidad de un buen profesional de desarrollo organizacional son las competencias de integración; la integración de competencias tecnológicas y de contenido para la capacitación de los trabajadores en la organización, así como para la producción de recursos que ayuden a los empleados a mejorar su productividad, su efectividad y sus resultados.

Resumiendo, un buen profesional de desarrollo organizacional debe saber manejar y resolver conflictos, analizar las fuentes de conflicto, entender los intereses en juego, negociar y resolver los desacuerdos, y a través de su capacidad de liderazgo, debe inspirar, dirigir y guiar a los trabajadores o grupos de trabajo en la empresa, conforme a los objetivos organizacionales.